domingo, 1 de julio de 2018

Una simple bandera

¿Han visto?. Ayer por la tarde planté una bandera española en mi jardín. Era por el funesto partido Rusia-España.
Esta mañana me he dado cuenta que me gusta. Seguramente algunos de los que pasen por delante de mi casa se digan: "Mira, la nueva vecina es una facha". Otros dirán:"Mira, esta es de los nuestros". 
Ese es su problema, el prejuicio es innato en nuestros compatriotas.
Lamento decepcionar a unos y otros. No soy de nadie.
Si los de izquierdas se sienten poseedores de la absoluta justicia social, humanidad y otras virtudes del alma (o lo que sea), seguramente tengo alma (o lo que sea) de izquierdas.
Si los de derechas se creen poseedores de la ética social, el comportamiento virtuoso de rectitud, espiritualidad y todo aquello que dignifica la existencia del ser humano en sociedad, pues seguramente tengo también algo de ellos.
No soy de nadie y soy de todos.
Pero dicen mis documentos que soy española. Y España está representada por algunos iconos independientes de ideologías políticas.
Uno de ellos es la bandera. Por lo tanto, si soy española, pertenezco a esa bandera como cualquiera que se encuentre dentro del territorio llamado España.
Buenos días a todos, españoles.