lunes, 12 de mayo de 2014

El pánico al paro conduce a la locura



Hace dos horas una mujer ha muerto asesinada, Isabel Carrasco, Presidenta de la Diputación de León y del Partido Popular.
Por la espalda de tres tiros con una pistola del 22 mientras caminaba por una pasarela camino de su casa.
Las presuntas asesinas, una madre y una hija, esta última despedida por la Presidenta de su puesto de trabajo en la Diputación. Las dos, mujer e hija de un comisario de la Policía Nacional en Astorga.
Terrible suceso, pero terrible también la reflexión que nos puede suscitar.
La ciudadanía tiene pánico a la pobreza que cada vez alcanza a más capas sociales hasta ahora salvaguardadas. Los ciudadanos se sienten impotentes, vulnerables ante la cada vez mayor desproteción social. Los españoles están viendo la obscenidad  de la corrupción generalizada, de la indiferencia al sufrimiento, del día a día penando en las colas del paro y del día a día intentando sobrevivir con sueldos de miseria.
El agravio comparativo es de tal magnitud que acaba provocando la pérdida de la razón.
Aún ignorando la verdadera causa que ha llevado a estas mujeres a acometer semejante acto. No es difícil imaginar la rabia desbocada que puede haber hecho que una madre acompañe a su hija a llevar a cabo un asesinato.
Si yo fuera política, hoy temblaría de vergüenza. Me sentiría responsable aunque no lo fuera directamente, responsable de asumir reglas de juego que claramente están llevando a muchos millones de españoles a la desesperación y la locura.
Haremos declaraciones de condolencia, suprimiremos actos, celebraremos actos, y no reflexionaremos sobre el significado porque eso implica cuestionarse toda la acción de partido, de Gobierno, de política y de moral.
Descanse en paz Isabel Carrasco, otra víctima de la locura del paro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario