jueves, 11 de diciembre de 2014

¿Cuando se empezó a peinar el hombre?

No es baladí la pregunta, no. He consultado en Google y no sabe darme respuesta, solo encuentro una referencia del 195 d.C. y resulta pelín machista: 

"¡Que afeminado es para el hombre afeitarse, peinarse con fineza y arreglarse delante del espejo afeitándose y rapándose la barba para que sean lisas sus mejillas. Porque Dios ha querido que sean finas las mujeres y le agrada su cabello largo como el de los caballos. Pero ha adornado al hombre con la barba así como la melena de los leones, y ha puesto bellos en su pecho como un atributo del hombre y señal de su fuerza y dominio.Clemente de Alejandría (195 d.C.)"

"No deben raparse la cabeza, ni afeitarse la barba… Lev. 21:5"

Pero el hombre tiene casi cinco millones de años de antigüedad y por aquel entonces me temo que le bastaba con quitarse los parásitos más o menos grandes y comérselos. Así que me permito especular sobre el asunto por su trascendencia social y política.

Creo yo que cuando el hombre descubrió que además de ocupar su tiempo en cazar y protegerse de la naturaleza, podía dominar a otros hombres para que cazasen para él y le protegieran, debió comprender que influía, para ganarse la sumisión y el respeto, su atributo capilar que le daba aspecto de fuerza y fiereza. Así que el jefe era el más velludo. Eso ya da pie a pensar que debajo de su poderosa melena el cerebro estaba creando nuevas neuronas y evolución cerebral: "Yo mando".

Hasta el imperio romano ni un solo hombre se atrevía a eliminar el símbolo de distinción y fundamentalmente de virilidad y dominio. Los romanos lo cortaban en contraposición con los bárbaros que llevaban largas barbas y cabello. Y así nos llegó Seneca con pelo corto. En la antigua Grecia sólo los hombres libres llevaban el pelo largo, los esclavos debían tenerlo corto o rapado.

En la Edad Media los hombres comunes llevaban el pelo corto, sin embargo los nobles y los reyes lo usaban largo. Así que las clases dominantes se distinguían, como los primeros homínidos, en llevar melena. 

La calvicie en casi todas las culturas era signo de desgracia y mala salud que únicamente se podía evitar con la oración, las plegarias, el arrepentimiento y ciertas pócimas elaboradas en la negrura de la noche por brujas y hechiceros.

¿Y la morfología del cerebro? ¿seguía las mismas pautas?. Pues me atrevo a sospechar que algo tenía que ver. El jefe era jefe porque podía imponerse a los demás ya fuera por más hábil, más fuerte o más culto y, como hemos visto, más peludo. Si quería mandar tenía que reforzar su musculatura cerebral y eso reforzaba el símbolo capilar. 

Claro que toda esta teoría se me viene abajo cuando avanzamos en los siglos. La organización social y política degenera en la herencia del poder. El pelo largo ya no representa por méritos la jefatura y se sustituye por pelucas. 

En sucesivas épocas el pelo se acorta o se lleva largo, se engomina, se esculpe, se re peina, se tiñe y es representativo de como avanza el hombre hacia la imbecilidad y el "borreguismo". Ahora ya no representa nada salvo "moda". Y debajo de él la "masa cerebral" se encoge.

No he podido saber cuando se empezó a peinar el hombre pero visto lo visto me temo que aquel día en que el hombre le dio más importancia al pelo que al cerebro empezó el declive de la raza humana.

Hasta la semana que viene, Felices Navidades y un poco mejor Año Nuevo









Ludwig van Beethoven


No hay comentarios:

Publicar un comentario