domingo, 6 de diciembre de 2015

El voto urbanita



El líder político se mueve mal en el campo. Su campaña está basada en parámetros y datos urbanos, el agro es un desconocido.

Legislatura tras legislatura, gobierne quien gobierne, el mundo agrario es la Cenicienta de los presupuesto, de las líneas de actuación, de la elección del titular de esa cartera, del conocimiento de los verdaderos problemas que aquejan a este campo español.

Al político urbano no le resulta cómodo el mundo rural. Por eso cuando aparecen por un pueblo, la única estrategia electoral que se les ocurre es jugar una partida de dominó.

Castilla y León es rural en la mayoría de su territorio y gana siempre el PP porque lo ha entendido. En cada pueblo, en cada rincón del extenso campo castellanoleonés hay un activo militante. La población rural de esta Comunidad es vieja, tradicional y conformista. Solo los jóvenes plantean una resistencia tenue porque la mayoría emigran ante las dificultades de encontrar un futuro decente ejerciendo de agricultor o ganadero.

En las pasadas elecciones municipales me quedó claro. Me llamó un alcalde de un pueblo porque quería afiliarse a Ciudadanos para presentar candidatura. Le dije que tenía que meterse en Internet, buscar la “pestaña” adecuada, imprimir los formularios, rellenarlos, escanearlos y enviarlos por mail a la sede en Salamanca….noté que a esa altura ya no respiraba. “Pero, ¿no hay otro sistema más sencillo? Es que solo mi señora sabe manejar el ordenador”, quedó en llamarme por la tarde. Le llamé al día siguiente y me confesó que ya se había  comprometido con el PP porque vino uno que le invitó a un vino en el bar y solo con el DNI y un papel lo había solucionado.

Insisto, el campo es un desconocido en los planes políticos de los partidos, a penas un párrafo diciendo que va a mejorar la situación del agricultor y haciendo énfasis en las ayudas de la PAC. La peor lacra de nuestro campo que ha acabado con el espíritu luchador y competitivo del empresario agrario.

Según el CIS, Ciudadanos no se comería una rosca en Castilla y León y es una pena, porque tenemos unos dignísimos representantes de la esencia Ciudadana, pero las normas de partido no les apoyan porque, como todos los demás candidatos y partidos, no saben desenvolverse en el mundo rural.



No hay comentarios:

Publicar un comentario